Blog y noticias

Gadgets tecnológicos para tu mascota: así es el multimillonario negocio emergente

Los dueños profesan un gran amor por sus mascotas y están dispuestas a cualquier cosa por lograr su bienestar, lo cual no pasa desapercibido para el sector tecnológico, que ha visto en los animales de compañía un importante nicho de mercado. Por esta razón, en los últimos años, ha venido desarrollando un elevado número de dispositivos "gadgets" para ellos: dispensadores de pienso, caminadores para perros, areneros automáticos para gatos, lanzadores de pelotas o ratones electrónicos, ...

De hecho, según los expertos, el sector de los dispositivos electrónicos para mascotas, conocido como Pet Tech, es uno de los más dinámicos y de mayor crecimiento en la actualidad. Así, en 2018 su volumen de negocio global alcanzó los 4.500 millones de dólares y se prevé que su facturación crezca a un ritmo interanual de un 25% hasta 2025, año en el que se estima que moverá cifras cercanas a los 15.000 millones de dólares anuales, de acuerdo con los datos de la consultora estadounidense Global Market Insights.

Talia Bonmati

“El Pet Tech está creciendo muchísimo, aunque en España llegamos con un poco de retraso con respecto a Estados Unidos. Y dentro de él existen varias categorías, pues hay quien se dedica a temas de canguros caninos o paseadores, hay plataformas online de servicios veterinarios, están los dispositivos físicos como los comederos inteligentes o los dispensadores de premios, que están muy de moda ahora mismo, y luego están los dispositivos de salud como el nuestro”, explica Talía Bonmatí, CEO de la startup Dinbeat.

Los principales desarrolladores de este tipo de dispositivos se encuentran en Estados Unidos, Gran Bretaña y China, país este último en el que hasta la ubicua Xiaomi se ha sumado al Pet Tech con dispensadores de alimentos o collares inteligentes. Por otra parte, los mercados con más demanda de estos productos son EEUU, Argentina, Brasil, Polonia, India, Rusia y China, países que destacan por su numerosa población canina y felina, según Global Market Insights.

“Los dueños de las mascotas las ven cada vez más como miembros de la familia y se preocupan mucho por su salud, su estado físico y su bienestar, lo que ha impulsado enormemente este sector”, señala el informe de la consultora norteamericana sobre el Pet Tech.

 

El ‘Pet Tech’ en España

A pesar de que en España el sector de los dispositivos electrónicos para mascotas tiene un desarrollo menor al de otros países con mayor músculo tecnológico, hay varios dispositivos Pet Tech españoles que han despertado el interés de distribuidores e inversores internacionales.

Uno de ellos es Kibus, un dispositivo que cocina comida para perros y gatos a partir de alimentos deshidratados y de forma automática y programada. Los productos deshidratados se introducen en el aparato mediante cápsulas de un kilo y medio que, según el tamaño del animal, pueden llegar a durar hasta una semana.

Kibus 2

Aspecto del dispositivo Kibus.

A la hora prevista, la máquina mide la cantidad de comida prefijada por el dueño, le añade agua y comienza a cocinarla. Cuando está preparada una señal acústica, que puede ser una grabación con la voz del propietario, avisa a la mascota y sirve el alimento a una temperatura aproximada de unos 38 grados.

 

Albert

“Cada vez más personas buscan comidas saludables para sus mascotas, porque las soluciones que ofrece el mercado, piensos y latas, son productos altamente procesados y en su elaboración industrial pierden buena parte de sus nutrientes. El problema es que para preparar platos más saludables hace falta tiempo, por lo que pueden resultar más incómodas. Por eso diseñamos un un producto que permite cocinar alimentos saludables para las mascotas de forma automática y muy cómoda para el propietario”, señala Albert Icart, CEO de Kibus.

Otro producto Pet Tech español que ha despertado interés internacional es Dinbeat, un arnés para mascotas con sensores destinado a la atención sanitaria del animal. “El problema cuando se hospitaliza a un perro es que los meten en jaulas y no se sabe si está bien o mal, el veterinario los va mirando, le toma la temperatura, etc. Pero si empeora y no hay nadie en la sala se tarda en reaccionar. Nuestro dispositivo controla su temperatura, su frecuencia cardíaca o la respiración por minuto, entre otros, y si hay algún cambio en sus constantes vitales se lo notifica al profesional para que haya una reacción inmediata”, explica Bonmatí.

Dinbeat es un dispositivo centrado de momento en perros, aunque su CEO señala que también están trabajando en versiones para gatos y caballos, y de carácter profesional, ya que la información que ofrece es sanitaria especializada. Sin embargo, también están desarrollando una gama ‘home’ con comederos y bebederos inteligentes, camas o cámaras, entre otros, que recogerán una gran cantidad de información de la mascota y la enviarán a una base de datos en la aplicación de la compañía.

Dinbeat Uno Arnes 1

Mascota con el arnés de Dinbeat.

“Lo que queremos es recoger todos los datos que se puedan del paciente y unirlos para que, además del propietario, también los tengan los veterinarios que los tratan y puedan hacer un seguimiento exhaustivo de la evolución de la mascota”, afirma Bonmartí.

Tanto Kibus como Dinbeat son dispositivos nuevos que, por el momento, no tienen par en el mercado, motivo por el que han despertado el interés de distribuidores e inversores internacionales. Icart señala que existen muchos dispensadores de alimentos, pero no electrodomésticos que cocinen la comida como el suyo. Así, asegura que, pese a que lanzarán el producto en verano de 2020, ya tienen a más de 50 distribuidores de 25 países distintos interesados en él.

Dinbeat, por su parte, fue lanzado en octubre de 2019 y, según su CEO, ha tenido una gran acogida en España y ya han empezado con su internacionalización: “Estamos haciendo muchas reuniones con distribuidoras de fuera para decidir con quién hacerlo, porque queremos elegir bien. Lo bueno es que, al no haber nada parecido, el interés es bastante alto”.

Ambos dispositivos han sido desarrollados en España por equipos españoles, algo que según sus creadores no ha sido nada fácil debido a las dinámicas del mercado nacional. “Hacer hardware en España es muy complicado. Nuestra primera ronda de inversión la cubrió completamente una empresa norteamericana porque los inversores de aquí no confiaban en este tipo de dispositivos que, además, eran para mascotas”, señala Bonmartí.

 

 

Más productos

Si bien la producción española de Pet Tech es reducida, las opciones de dispositivos electrónicos para mascotas que los usuarios de nuestro país pueden encontrar es amplia: juguetes electrónicos, cintas para caminar, comederos y bebederos inteligentes, arneses para medir su actividad física, dispensadores de premios o collares GPS para tenerlas siempre localizadas.

Una característica del mercado Pet Tech es que las compañías se suelen especializar en uno o dos dispositivos a lo sumo, pues se tratan de startups como las españolas Kibus y Dinbeat con una idea innovadora y con pocos recursos para hacer un catálogo amplio de productos. Las excepciones son Xiaomi en China, que ha podido comercializar varios de estos productos gracias a su músculo económico, y la estadounidense Petkit, especializada en este tipo de tecnología y con un catálogo de varios dispositivos como comederos y collares inteligentes o cámara de vídeo Wi-Fi para ver o jugar con el animal a distancia a través del móvil.

En Italia han desarrollado un localizador GPS, inicialmente para gatos y ahora también para perros, denominado Kippy EVO. Este dispositivo permite saber dónde se encuentra la mascota en todo momento y seguir el estado de su forma física. En España está siendo comercializado por Vodafone.

 Dos perros con el localizador Kippy EVO al cuello.

Dos perros con el localizador Kippy EVO al cuello.

La alemana Furbo ha desarrollado una cámara interactiva que se controla a través de una app y que permite al propietario ver, oír y hablar a su mascota, así como lanzarle golosinas en remoto. Tiene un detector de ladridos que manda una notificación al móvil del dueño para que pueda calmarlo en caso de que el perro esté alterado.

Furbo

Aspecto de la cámara y dispensador de premio Furbo.

Uno de los dispositivos más llamativos para los propietarios de gatos es LavvieBot, un arenero que se mantiene limpio solo, elimina malos olores y avisa al dueño mediante una aplicación móvil cada vez que la mascota hace sus necesidades. Los excrementos se almacenan en un compartimento aislado que, según sus creadores, sólo necesita ser cambiado cada tres semanas.

LavvieBot

Un gato sale del arenero inteligente LavvieBot.

En cuanto a la actividad física y el entretenimiento de los animales de compañía, DogPacer comercializa a través de Amazon una cinta de caminar para perros, Premier Pet dispone de varios juguetes electrónicos para gatos, como un ratón automático o una pequeña torre con puntero láser e iFetch ha desarrollado un lanzador de pelotas automático para canes.

Featured Drop Ball Ifetch

Un perro junto al lanzador de pelotas automático iFetch.

 

Servicios online para mascotas

Pero la tecnología para mascotas no sólo implica dispositivos, también existen varios servicios digitales para animales de compañía dentro del sector Pet Tech, como consultas veterinarias online o paseadores a domicilio.

Barkibu es uno de esos servicios de veterinaria online que opera en España. Esta plataforma ofrece consultas online gratuitas a los propietarios por parte de veterinarios que se registran en ella para obtener visibilidad. Si el dueño considera que su mascota necesita un tratamiento, puede elegir al profesional que le ha atendido para llevarlo a cabo, esta vez pagando.

En cuanto a los servicios de paseadores a domicilio, en España operan varias plataformas de este tipo, como Snau, que además ofrece peluquería, adiestramiento y alojamiento para mascotas.

 

FUENTE: Xataca

Para acceder al contenido original haga clic aquí.

Please fill the required field.
Please fill the required field.
Please fill the required field.
Please fill the required field.